jueves, 17 de febrero de 2011

Eutimio Pinzón, el general de los Pintos de Tierra Caliente



Escrito por Offir Damián Jaimes

CUTZAMALA DE PINZÓN, GRO. ¿Qué es de los soldados que han luchado por México y que a veces la historia no habla de ellos? A veces se les menciona sólo en archivos a los que tienen acceso unas cuantas personas: historiadores o investigadores agudos de la historia.

Es el caso de varios soldados que han llevado el apellido Pinzón y que han estado presentes en la mayoría de las tierras que se han vivido en suelo mexicano. El historiador guerrerense Leopoldo Carranco Cardoso en su libro “Iniciación de la Guerra de Independencia en el territorio del hoy estado de Guerrero” escribe sobre Luis Pinzón, quizá uno de los troncos principales de un héroe que se llamó Eutimio Pinzón, de quien vamos a hablar en esta entrega.
Relata Carranco Cardoso que Luis Pinzón fue un arriero que nació en la costa de nuestro estado y que llegó a trabajar a Tepecoacuilco de caporal hasta el día que la persona con quien trabajaba, don Ignacio Ayala conoció a Morelos y juntos se unieron a su lucha.

Don Luis Pinzón tomó parte con heroísmo sin igual en los días iniciales de la Revolución de Independencia y encauzó a su hijo Eutimio Pinzón en la misma lucha por la libertad hasta proyectarse hasta su nieto Nicolás, quien cumplió con su deber patriótico en los combates de Ayutla, de la Reforma y de la Intervención Francesa.

Morelos estimó mucho a Luis Pinzón desde los días de arriero en los que compartieron sueños de libertad para la patria. Militó a las órdenes de Guerrero y llegó a ver los días de la libertad mexicana y muere en el año de 1873.


El liberal, en defensa de la patria


Su hijo, Eutimio Pinzón, quien para algunos historiadores nació el 24 de diciembre de 1811, según el libro “Crónicas de Tierra Caliente” de Alfredo Mundo Fernández, en barrio Nuevo, cerca del río Atoyac, en la Costa Grande.

Eutimio Pinzón se distinguió como valiente soldado de la patria; luchó junto con su padre, don Luis Pinzón en defensa del Plan de Ayutla en 1855 proclamado por el coronel Florencio Villarreal con el apoyo de don Juan Álvarez. Este Plan tuvo por objetivo desconocer al dictador Antonio López de Santa Anna.

Como general, participó en defensa de la patria, en las guerras de Reforma, de Intervención Francesa y en la del Imperio de Maximiliano.

Alfredo Mundo Fernández relata que en 1863 llega a Cutzamala el general Pinzón al frente de la Segunda Brigada de la División del Sur de la que era jefe nombrado por el general Diego Álvarez. En ese año, se traslada a Puebla a luchar contra los invasores franceses al frente de los batallones Primero y Segundo del estado de Guerrero. En el Primero estaba el batallón del Distrito de Mina que contenía a los aguerridos “Pintos de Tierra Caliente”.

Actualmente las nuevas generaciones desconocen las hazañas y las batallas en la que lucharon “los Pintos de Tierra Caliente”. Hay anécdotas que narran que cuando el ejército de Vicente Guerrero entró a la ciudad de México fue motivo de asombro y admiración porque nunca habían visto a gentes con características de este tipo, que no hace mucho también se les conocía como huacos, y que ahora, en la actualidad se les diagnosticaría como el padecimiento del vitíligo.

Además que en este ejército había costeños de raza negra que nunca antes habían sido vistos en la ciudad de México.


Los Pintos, según Morelos


Otra anécdota relata que Morelos habría dicho que nunca había visto a hombres tan valientes y fieros en el combate como los “Pintos de Tierra Caliente”. Estos guerreros calentanos eran apreciados por su arrojo y entrega en combate. Cuenta la anécdota que Morelos sólo lamentaba que en estos valientes soldados su talón de Aquiles eran las tierras altas, porque en tierras frías se arremolinaban ante la fogata y se negaban a pelear por el frío.


Francia toma la ciudad de Puebla


Eutimio Pinzón participó activamente durante el sitio de Puebla que fue tomada finalmente en 1863, tras 62 días de asedio. El 16 de marzo de 1863, Forey, general francés, inicia el sitio de Puebla con 30 mil soldados franceses contra 29 mil 930 mexicanos. Siguieron las operaciones del sitio hasta el día 13 de mayo de 1863, tres días antes de la rendición de la plaza, en que el general en jefe citó a una junta de generales para consultar su opinión sobre el partido que debía adoptarse, supuesta la situación de la plaza que era bien conocida de todos, por la escasez de provisiones y de municiones para sostener la guerra.

Entonces el general en jefe, Jesús González Ortega dispuso que se rompieran todas las armas portátiles lo mismo que la artillería y mandó al general Mendoza a avisar al general Forey que la plaza de Puebla estaba a su disposición el 17 de mayo de 1863. Una vez prisioneros, se presentó el general Forey el 18 de mayo de 1863 con un acta redactada en francés con la pretensión que la firmaran los generales, jefes y oficiales del ejército para comprometerlos bajo palabra de honor a que permanecerían neutrales hasta el fin de la guerra.

Los generales suscribieron un escrito en el que sostenían que las leyes de México y sus convicciones personales les impedían cualquier compromiso con el invasor. Entre los firmantes estaban los generales Jesús González Ortega, comandante del cuerpo del ejército de Oriente encargado de la defensa, Porfirio Díaz, Mariano Escobedo y también quien hoy ocupa estas páginas, el general Eutimio Pinzón.

Fueron presos y conducidos a Orizaba, Veracruz, con el fin de enviarlos a Francia. Eutimio Pinzón escapa junto con otros oficiales para continuar la lucha contra el segundo imperio.


Otra vez, a pelear a Puebla


En el libro “Crónicas de Tierra Caliente”, Mundo Fernández escribe que en 1867 Eutimio Pinzón nuevamente va a Puebla a luchar contra los imperialistas de Maximiliano y participa en la batalla del 2 de abril y que sale victorioso al atacar el convento Del Carmen, y el día 4 vence a Leonardo Márquez en la batalla de San Lorenzo.

Eutimio Pinzón, de acuerdo a la información de Wikipedia, fue nombrado general a la edad de 44 años. Sus tropas siempre fueron conocidas como “los Pintos de Tierra Caliente”.
Sus acciones de guerra las ubican durante la Guerra de Reforma, cuando Pinzón defendió el mando liberal y con participaciones heroicas en la batalla de Guadalajara, batalla de Tacubaya y el sitio de Teloloapan.

Fue un general que compartió el campo de guerra con generales como Jesús González Ortega y el mismo Porfirio Díaz. Después de que el ejército francés se apodera de Puebla, Pinzón, en su huída regresa al estado de Guerrero y como jefe de la Segunda Brigada de la División del Sur se le comisiona a la defensa de los distritos de Hidalgo, Aldama, Mina y Alarcón con cuartel general y base de operaciones en Cutzamala, ahora llamado Cutzamala de Pinzón a partir del 19 de junio de 1871, en el que por decreto número 5 del Segundo Congreso del gobierno del general Arce, a este municipio se le hizo el agregado de Pinzón en honor a este general que se distinguió por su amor a la patria.


Vicario y Figueroa lo emboscan


En Wikipedia se asienta que Pinzón es asesinado por la espalda en 1867, en Iguala, y sepultado en Cutzamala. También se establece que muere el 13 de junio de 1867 en Los Capires, cerca de Metlapa y de Iguala, al caer en una emboscada puesta por parte de Vicario e Ignacio Figueroa. Alfredo Mundo, en sus Crónicas, establece que el ladrón Linares fue quien le disparó por la espalda.

También Mundo Fernández escribe que el general Nicolás Pinzón lo traslada a Cutzamala y lo sepulta en el sagrario, a un lado del altar mayor de la iglesia. En una información de Wikipedia se dice que el 7 de junio de 1867 el general Jiménez lanzó un nuevo Plan de Iguala donde se desconocía al gobernador Diego Velázquez y se proclama a Ignacio Manuel Altamirano como gobernador del estado.

El gobernador Velázquez ordena al general Eutimio Pinzón para que al mando de una tropa aplaque a los rebeldes que se habían levantado en armas, por lo que el 13 de junio se libra una feroz batalla entre ambos bandos en el lugar que se encuentra entre la colonia El Capire y Metlapa, donde resultan triunfadores los rebeldes dirigidos por Juan Vicario e Ignacio Figueroa y que el general Eutimio Pinzón cayó muerto en la batalla y su cuerpo fue reclamado por unos lugareños de Cutzamala, quienes lo trasladaron a este lugar.


Arrumbado en un bote de manteca


El ilustre combatiente liberal defensor del Sitio a Teloloapan fue sepultado, como lo marca Mundo Fernández, en el sagrario del templo de Cutzamala donde el escritor relata que el cura del lugar lo exhumó para arrumbarlo en un bote que se conocen como de manteca, donde permaneció ahí hasta que fue rescatado y puesto en la urna que se ubica en la plaza principal del palacio municipal de Cutzamala, donde recientemente se erigió un busto en su honor.


Lo que queda de Eutimio Pinzón


Poco se sabe de sus descendientes en Tierra Caliente. Los datos que tenemos son que el general Pinzón tuvo un hijo natural que se llamó Franco Pinzón, quien llegó a vivir a Tanganhuato, municipio de Pungarabato y éste a la vez tuvo una hija que se llamó Lucrecia Pinzón, quien fue la madre de los profesores Damián Pinzón que aún radican en este pueblo. Pero esto es apenas una rama de un árbol genealógico que se extiende por todo el estado de Guerrero.

Despertar Del Sur, 17 de febrero de 2011

3 comentarios:

  1. Valiosa información que la historia oficial nos lo ha negado, le solicito me ayude a indagar el nombre completo de Don Luis Pinzón. Saludos infinitos.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy tatara nieta de Eutimio Pinzón, mi abuelita paterna es su bisnieta.

    ResponderEliminar